Cómo la economía compartida impresiona a la industria hotelera

En estos días es usual ver a los consumidores que ordenan platillos o viajes en automóvil por medio de sus teléfonos inteligentes. Pero con la aparición de sociedades y plataformas de crowdsourcing que aprueban que todos separen sus puertas, el efecto en cada industria no logra ser ignorado. Los costos competitivos, las prácticas auténticas y los patrocinios especiales de cada host proporcionan a los hoteles una persecución por su dinero. Con la extensión de las aplicaciones móviles y la reputación de la economía participada, por lo tanto sigue teniendo un lugar para albergues en el mercado hotelero.

La economía del cambio es una orientación de asistencia para adquirir atenciones y servicios, y en la actualidad es una gran parte de la economía en lo habitual. La proposición es simple, las sociedades de tecnología suministran la interfaz entre distribuidores y compradores, enlazando a los limitados con los que poseen más.
La economía participada o colaborativa simboliza que las personas logran acudir a los demás para conseguir bienes y servicios, en vez de ir a grandes empresas.

Los comercios como las sociedades de viajes cooperados y las plataformas minoristas online continúan advirtiendo crecer a medida que los individuos se orientan más hacia la tecnología y escogen pares en vez de grandes corporaciones para compensar sus necesidades. Como efecto, duplica sus ingresos cada medio año, mientras que Airbnb prevaleció el millón de habitaciones hace años.

El fragmento de economía de intercambio de los proveedores superó los $ 200 mil millones en 2017, con dirigentes como Amazon y eBay al mando. Pero, el éxito de las sociedades en la economía colaborada originará dificultades a la industria hotelera, donde las amplias empresas dependen de oprimir el mercado para conseguir y conservar el crecimiento.

Debido a que la manufactura hotelera está tan concentrada en el comprador, garantizar que las prácticas inmejorables de los consumidores sea la clave para el futuro de la manufactura Acomodar las expectativas de los compradores y cambiar en cada interacción figura contratar personal extravagante y suministrarles las herramientas para conseguir el éxito. Los trabajadores que no se ocupan en la industria de la hospitalidad se encomiendan en una comunicación positiva con un pensamiento rápido para avalar la relación de las interacciones con los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *