¿Cómo se presenta el 2015 para los países de la Unión Europea?

Con los mercados en movimiento continuo desde este diciembre por los nuevos escenarios que se empiezan a perfilar en países como Japón, Rusia o, incluso, Estados Unidos, anticipar cuáles serán los movimientos de los distintos países de la Unión Europea requiere de un análisis profundo de cara a 2015.

La caída del petróleo ha hecho que se tambaleen prácticamente todas las bolsas a nivel mundial, y las de la zona euro no iban a ser menos.

Pero de cara a 2015, este reajuste del crudo puede beneficiar mucho a la economía española, que se asume que crecerá del orden del 2% contrastando con otros muchos países de la eurozona que les costará volver a remontar un crecimiento por encima del 1%.

Hay que hablar también de la situación en el Reino Unido, que por primera vez en esta década marca una inflación del 1% en gran parte por el abaratamiento de los combustibles y la alimentación debido a la caída de los barriles brent. De hecho, el protocolo en caso de que el próximo dato aún bajase más y se situara por debajo de este mes, el propio Banco de Inglaterra tendría que escribir al Primer Ministro explicando la política monetaria que ha seguido para llegar a esos niveles.

Una de las grandes metas de la Unión Europea es impulsar el PIB de los países miembros durante el próximo año, con datos que han sido publicados donde los mejores países se posicionan en variables muy superiores a las que han ido marcando durante este 2014.

Volviendo al caso de España, se espera que sea quizás el motor donde se puedan reflejar el resto de países de cara a volver a impulsar una recuperación que durante el último trimestre parecía haber perdido fuelle en vista de los resultados que arrojaban países como Francia o Alemania.

Según los observadores de la zona, entre los que podemos contar con firmas como Morgan Stanley o Versus Wealth Management, la recuperación y el crecimiento de este país vendrá de la mano del consumo doméstico y de inversiones en bienes de equipo.

Una de las esperanzas está puesta en las nuevas medidas que pueda anunciar el BCE en la reunión de enero, en la que se espera que de el pistoletazo de salida para nuevas inversiones en deuda pública y que consiga así que el crédito empiece a fluir en la zona euro para llegar a niveles que mejoren incluso los datos de paro de los países del Viejo Continente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *